Federico Larsen, periodista especializado en política internacional, explicó en en Sobre la Hora la renuncia de Theresa May, vinculada a las decisiones en torno al Brexit y las elecciones europeas: «Theresa May había perdido en los últimos meses el apoyo del Parlamento y en las últimas semanas el apoyo de su propio partido, y, aparentemente lo que nos dice esta renuncia es que evidentemente también perdió el apoyo de la ciudadanía«.

Frente a las elecciones en los 28 países de la Unión Europea, Gran Bretaña «estuvo obligada a sumarse a esta cita electoral y elegir los 73 eurodiputados y que se van a quedar en el Parlamento Europeo, en contra de lo que había sido el mismo plan de Theresa May«. Esto delata una pésima elección del Partido Conservador, pero además, los sondeos destacaban el crecimiento de la extrema derecha británica comandada por Negil Farage.

«Se abre ahora una interna dentro del Partido Conservador para saber quién va a ser ahora el que toma Primer Ministro o Primera Ministra» aseguró, donde el candidato principal es Boris Johnson, quien fuera Canciller durante el primer período del Brexit.

«La renuncia de Theresa May viene después de intentar presentar por cuarta vez un plan de salida del Brexit que había sido prácticamente rechazado por el Parlamento Británico ya en tres ocasiones. Frente a la imposibilidad de sostener ese plan, evidentemente Theresa May vio la necesidad de que otro lleve adelante ese proceso. Pero quien lo asuma tiene que tomar una serie de decisiones, que sí o sí van a contradecir a alguien: o van a contradecir a lo que Theresa May pactó con la Unión Europea hasta ahora; o van a contradecir al Parlamento Británico en lo que definió en los últimos meses en lo que iba a ser el Brexit»

Con esas opciones, «si el partido de extrema derecha de Farage, que además se llama Partido del Brexit, efectivamente sale ganador de las elecciones europeas, también estará indicando hacia donde va a haber que ir, es decir, a darle seguramente un rumbo mucho más sólido a la salida cueste lo que cueste de la Unión Europea».

«Lo más probable es que asuma el ala más dura del Brexit, e intente llevar adelante un plan de salida, inclusive rompiendo los acuerdos que Theresa May había designado» lo que llevaría a una «hecatombe económica» con un fuerte impacto en la inflación. «Quien tome realmente el mando de todo esto, tiene que saber que llevar adelante un Brexit duro va a tener un costo desde el punto de vista económico altísimo» con, por ejemplo, el anticipo de muchos exilios de empresas de Londres en los últimos meses, explicó Larsen.

Escuchá la entrevista completa: