Sobre la Hora conversó con Jimena Frankel, integrante del Observatorio de Derecho Social de la CTA-A, que realizó un informe junto a Liberpueblo sobre la represión de la protesta social.

Frankel expresó que a partir de la represión a Cresta Roja en 2016 comenzaron a estudiar ataques sistemáticos a los “pequeños focos conflictivos”. “Pero lo que visualizamos a partir del año pasado es un salto y un cambio en la lógica represiva del gobierno” afirmó, ya que además de las pequeñas protestas, las represiones se dan “también contra aquellas grandes movilizaciones que ponen en cuestión el plan del gobierno”.

Queda en claro a partir de la represión de grandes movilizaciones, que ‘el enemigo’ son las organizaciones” afirmó, ya que se muestra “al manifestante como un enemigo interno”. “Lo que busca el gobierno es disociar por un lado lo que es el ciudadano común, el ciudadano de a pie que vas todos los días a trabajar, de aquel manifestante que tiene que ser detenido” resaltó.

También mencionó que otro de los grandes cambios es el nivel de detenciones: “Lo que vemos es que en el 2016 se realizaron 37 hechos de detención en el 2017 de 63, y la cantidad de detenidos da un salto muy importante, pasan de 200 a 39 personas en el 2016 a 636 en 2017” detalló.

Lo que hay que destacar es que también ha subido bastante el tiempo de detención de los manifestantes, y a su vez si la apertura de causas que algunas mantienen curso y otras que no” concluyó.

Escuchá la entrevista completa: