En el marco del lanzamiento de «Feminací… Y no hay vuelta atrás«, su última publicación de mano de la Editorial Chirimbote, la ilustradora Romina Ferrer dio su perspectiva de género y su relación con la literatura infantil en Sobre la Hora. «Empezar a entender que todo esto son construcciones culturales, y que las podemos ir desarmando, tiene que ver con ese feminacimiento» expresó.

«Se trata del proceso que hacemos todas, todes, quienes vamos entrando al feminismo y empezamos a descubrir qué significa, y vamos derribando todos esos mitos que quizá durante mucho tiempo nos fueron inoculando» expresó.

«El despertar implica empezar a ver todo aquello que aprendimos culturalmente, empezar a desarmarlo, empezar a ponerle nombre a todos esos ruidos que durante mucho tiempo percibíamos en el cuerpo como señales de alerta o de miedo, y darse cuenta que son distintos tipos de violencia o de modos de ubicarnos dentro de los roles dentro de los tipos de género o de mandatos»

Remarcó que las nuevas generaciones «ya vienen con un montón de información» y hablan con honestidad si son acompañadas. «Me parece que son libros de lectura compasiva que tienen que ver con cosas que le pasan a todas, a todos, a todes y que básicamente abren como un abanico de discusiones, empezar a cuestionarse todo lo que damos por natural, o normal» destacó.

«Yo aprendo un montonazo de mi hijo y de mi hija todos los días, trato de estar atenta a las señales de lo que les va sucediendo, y cuando preguntan es porque en general ya están preparades para escuchar esa información. Sino no preguntan» afirmó la ilustradora.

Con respecto a la viralización de sus ilustraciones feministas en las redes sociales, afirmó que «es bastante positiva» y remarcó: «creo que no soy agresiva, puedo estar enojada pero no soy agresiva al comunicar». Por eso se pueden ver argumentos sólidos y directos en sus imágenes, en lo que la ayuda su pedagogía docente: «yo soy muy directa, digo las cosas como las siento, me parece que también está bueno no estar dando demasiadas vueltas, no es el espacio un dibujo para dar muchas vueltas«.

Escuchá la entrevista completa: