Sobre la Hora conversó con Marisa Herrera, abogada y redactora de la norma para que haya sanciones sociales para las personas que no pagan la cuota alimentaria, y por la cual la Justicia ordenó que a un padre que debía $800.000 de cuota alimentaria no le permitan el ingreso al Club San Isidro. “Lo que los jueces intentan es tratar de ver alguna medida social que a este señor lo movilice para que empiece a pagar” señaló.

Esa persona vive bien pero no tiene nada a su nombre” destacó, por lo que desde 2014 no efectuaba los pagos y acumuló la deuda con sus tres hijos. La Justicia apeló a un artículo del Código Civil redactado por Herrera, quien había pensado en este caso al momento de pensarla, y por el cual se buscan medidas alternativas para exigir el pago de alimentos.

Ante el incumplimiento alimentario, cualquier medida es razonable”, afirmó. La razonabilidad depende de cada caso, de cada familia, y en qué situación “a alguien le apriete el zapato y lo incomoda” para que haya una sanción moral. En este sentido, la abogada remarcó que “las medidas comunes están siempre” como el embargo del sueldo o de bienes, pero muchas veces son incumplidas.

“Seguramente de esos 800.000, la cuota que sale el Club es un monto muy pequeño. Porque en parte él tenía pagos parciales lo que pasa es que se le empezó a acumular la deuda” explicó. Es decir que no hay mucha diferencia en el monto de la cuota que debe pagar, pero que sí se sabe “que es alguien que pudiendo pagar, no está pagando”. Además resaltó que el Club no lo deja entrar por la medida judicial y no por motus propio.

“Hay gente que tiene mucha plata y a sus hijos realmente le da mucho y se ocupa. De hecho cuando hicimos el Código hablamos de la coparentalidad, en principio está bueno que no haya una madre principal y un padre periférico, sino que ambos seamos importantes en la vida de los hijos, porque a las mujeres nos hace bien co-padres responsables. Y en cambio también tenés gente de superfamilias que no llega a fin de mes. El tema es que la medida ante el incumplimiento, son diferentes, porque una cosa es si podés pagar y otra si no podés pagar o se te dificulta

El caso es distinto al de las personas que no pueden pagar una cuota porque no es lo mismo alguien que no llega por el sueldo, a “alguien que realmente desde el año 2014 podía, porque ahí también cuentan que el señor viajaba” entre otros gastos. También se puede relacionar con alguna conflictividad de pareja, pero que no tiene que ver con el pago de la cuota alimentaria.

Herrera resaltó que hay otras medidas de sanción, como en Mendoza donde obligaron a un abogado a realizar trabajos comunitarios con un cartel que decía “que el abogado tal, tomo folio tanto, en el marco del proceso de alimentos que no cumple, se lo obligó a tal cosa. Y a la semana ese señor pagó”.

Escuchá la entrevista completa: