A pocas semanas de comenzar el ciclo lectivo y de cara a las discusiones paritarias, Sobre la Hora consultó al Director de la carrera de Economía de la Universidad Resultado de imagen para santiago fraschinaNacional de Avellaneda, Santiago Fraschina acerca del informe que muestra un 56% de aumento en útiles e indumentaria escolar.

Los economistas de la UNDAV hicieron un seguimiento de tres canasta escolares compuestas por 18 productos, “una económica, una estándar y otra canasta premium“. Desde 2016, la canasta estándar aumentó 206%, y un 41,9% sólo en el último año. “De las tres canastas, la que más está aumentando es la económica” afirmó ya que desde 2016 tuvo una inflación del 274%“, mientras que la premium lo hizo en un 176%.

El informe también compara estos precios con la evolución del poder de compra: “En el año 2016, el salario medio de los argentinos podían comprar 6.2 canastas estándar escolares. Hoy en el 2019 el salario medio solamente puede comprar 3.8 canastas escolares“.

Las dos causas centrales en la inflación están en la devaluación de la moneda que el año pasado superó el 100%, y el otro es el aumento en las tarifas de los servicios públicos que implica un aumento de los costos de todos los procesos de producción y comercialización en la Argentina”

La única política anti-inflacionaria que aplicó el gobierno fue la apertura comercial indiscriminada” para poner un tope al aumento de precios, explicó Fraschina. El error fue que esa medida sumada a la devaluación se transformó en una política inflacionaria y generó un “proceso de desindustrialización de la economía argentina y el cierre de la pequeña y mediana empresa” señaló.

El economista remarcó el impacto asimétrico de la inflación tanto en las canastas escolares como en los productos de consumo masivo, “están aumentando más las canastas más económicas”, ya que al verse deteriorado el poder adquisitivo, muchos sectores recurren a los productos más económicos. Esto lleva a que las segundas y terceras marcas tengan más demanda, aumenten más rápido y esto repercute más en los sectores de bajos ingresos.

Por eso es que si la inflación del año pasado fue de un 47,6%, para los más pobres fue mucho más alta porque los productos, los bienes y servicios que más están aumentando son los que destinan mayor parte de sus ingresos los sectores de más bajos ingresos“, como medicamentos y tarifas públicas.

Escuchá la entrevista completa: