A cinco meses del comienzo del juicio por la desaparición de Daniel Solano se conocerá la sentencia de los policías responsables. Sobre la Hora conversó con Sergio Heredia, abogado de la causa quien afirmó: “Los que ordenaron la muerte de Daniel Solano son sus patrones”.

Son siete policías los acusados de perpetuar la muerte de Solano en 2011. El abogado remarcó que la Justicia no investigó el caso, por lo que los abogados “solventamos todos los gastos”. Se trasladaron personalmente desde Salta a Choele Choel para realizar la investigación que les llevó más de seis años, y donde encontraron más de 25 causas conexas relacionadas a la trata de personas, el narcotráfico y la estafa laboral.

La organización donde participaban empresarios, funcionarios y policías se dedicaba a la captura de obreros pobres en el norte para trabajar en la zona y tráfico de drogas. “Lo que queremos es la condena a los autores materiales pero también el procesamiento y el juzgamiento a los autores intelectuales y los encubridores, que son jueces, fiscales y miembros de la secretaría de trabajo” remarcó.

“Han aportado testigos que fueron amenazados, tuvimos comentarios apretadores en testigos en pleno pasillo”

Heredia subrayó que las prácticas de trata se siguen realizando y que ningún funcionario de Salta o Rio Negro actúa sobre el tema. “No dicen nada porque estamos hablando de Expofrut, que tiene un puerto que se lleva la fruta a Europa” expresó, y enfatizó que “ese es el modelo que queremos, es lo que se habla de las empresas”.

El padre de Daniel, Alberto Solano, murió poco tiempo después de iniciado el juicio

Es el juicio más importante de la Argentina” donde, por ejemplo, la primera Jueza era cuñada del dueño de la empresa y  hay 22 policías imputados en la asociación ilícita. “¿En qué momento de la Argentina se puede dictar una sentencia contra siete policías salvo en la época de la dictadura?” se preguntó Heredia, ya que tampoco se transmitió el juicio ni la investigación por los medios nacionales.

Los siete policías, a pesar de ser investigados y procesados por el delito de desaparición, “que es un delito de lesa humanidad, imprescriptible, de ejecución contínua” ni siquiera fueron puestos en disponibilidad, y continuaron siendo policías. “Eso es algo aberrante para un país” sentenció.

Escuchá la entrevista completa: