Al concluir el Congreso Extraordinario de la CTA-Autónoma, conversamos con nuestro compañero de Sobre la Hora Federico Chechele acerca de la detención y deportación de Wills Rangel y Jacobo Torres, de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores, que venían a como invitados. Además cóntó cómo se desarrolló el evento en la Universidad Nacional de San Martín: «Hubo una gran comitiva, dirigentes sindicales de América Latina y Europa, de once países distintos«.

La delegación venezolana llegó al aeropuerto de Ezeiza en la madrugada del lunes, y desde migraciones no dejaron que continuen su viaje: «Es una alerta que tiene Cancillería Argentina sobre determinadas personas, o sea es una decisión sumamente arbitraria y obviamente política» explicó. Lo llamativo es que  la justificación, es la supuesta vinculación con el Régimen Venezolano de Nicolás Maduro, ya que el gobierno argentino reconoció al «presidente encargado» Juan Guaidó en lugar de la decisión soberana del pueblo bolivariano.

«Es un Congreso que le da todo el aire a la CTA Autónoma, que encabeza Ricardo Peidró y Hugo «Cachorro» Godoy de acá para adelante» luego de haber ganado la disputa con el antiguo dirigente Pablo Micheli, desplazado por la justicia del sello de la Central.  «Es una de las tres centrales obreras que se va a sentar con el próximo gobierno» remarcó Chechele.

La convocatoria al Congreso Extraordinario fue realizada sobre la base de «la necesidad de profundizar los debates y propuestas para unir a los trabajadores y de construir un sindicalismo que contenga todas las realidades de clase«. Además, participaron referentes de organizaciones sociales y de derechos humanos.

Luego de trabajos de comisiones con distintos ejes donde la Central hará eje, «y obviamente celebraron la derrota en la urnas de Mauricio Macri y se brindó un apoyo al próximo gobierno que va a encabezar Alberto Fernández«.

Escuchá la entrevista completa: