En Sobre la Hora conversamos con Pablo Semán, sociólogo y antropólogo especializado en culturas populares y religión sobre el rol de las iglesias evangelistas en las expresiones políticas y culturales de la región latinoamericana. «¿Qué relación tenemos nosotros con esas experiencias? es muy distante y muy hostil» se preguntó.

«Es un grupo religioso que tiene un proceso creciente en la vida social, que viene aumentando sostenidamente hace 100 años», y que «tiende a tener algún tipo de expresión política» pero no unificada. Aseguró que como muchas personas no entienden el mundo religioso suelen simplifcar o unificar a los grupos y «proyecta ideas, sobrecategoriza, sobrecodifica, generaliza, estigmatiza y termina diciendo sobre un grupo lo mismo que los racistas dicen sobre los negros y los judíos».

Comparó la «sobrepresencia de lo evangélico en la fórmula de Bolsonaro» en Brasil, sobre las fórmulas presidenciales de Lula da Silva que tuvo un vicepresidente evangélico. «Es contingente, no es homogéneo» remarcó.

En el caso de Argentina, «La Iglesia Evangélica del Reino de Dios tiene 250 iglesias», mietras que otra red tiene 2000 iglesias; «y el 80% de los pentecostales que están en Argentina no se congregan en ninguna de esas iglesias». Son las que se reproducen en los barrios, sobre todo en los barrios populares «donde no hay estado,  no hay puntero, el catolicismo no llega porque demora años«.

Escuchá la entrevista completa: