En Sobre la Hora dialogamos con Soledad Barruti, periodista y escritora de los libros “Malcomidos” y “Mala Leche”, que desnudan la industria alimenticia y  las costumbres y los hábitos alimenticios.Imagen relacionadaLas empresas no cocinan, las marcas procesan, y cuando vos querés cocinar y comer bien a través de las marcas estás en un problema” afirmó.

Barruti comenzó a investigar la industria alimenticia por decisión propia al elegir la comida para su hijo. Comentó que “Mala Leche es un poco la continuación de Macomidos sin ser como obligación que haya que leer uno después que el otro”, ya que ambos van relatando la producción de alimentos primarios. Tenía en un principio cierta “fe en las marcas”, pero al dar vuelta el envase para ver los ingredientes “lo que habían eran cosas que no entendía de qué se trataban, como colorantes, saborizantes, aromatizantes“.

“Me puse a hacer un ejercicio que recomiendo a todo el mundo que haga, que es traducir los productos en los ingredientes que sí conocemos. Y al momento de hacer esa traducción, lo que encontrás es que esos alimentos de supermercado son todos más o menos lo mismo: toneladas de azúcar, aceites, harina blanca, y no mucho más”

Expresó que en todos los sectores de la sociedad prefieren consumir alimentos saludables, “como por ejemplo yogures, para los chicos, y cuando das vuelta el paquete y ves de qué están hechos esos yogures, en realidad son más parecidos más golosinas que productos saludables: todos están repletos de azúcar, con colorantes, con confites, pero tienen esa aura de saludables y todos lo creemos“.

“Los chicos están comiendo una cantidad demencial de azúcar a través de los lácteos, y están comiendo una cantidad de lácteos desproporcionada para lo que hace una dieta normal”

También remarcó que muchas personas cambian el agua por jugos y bebidas saborizadas, que están llenas de azúcar y no hidratan más. “Saludable no es solamente buscar productos light o con harina integral, la industria siempre refleja que lo que ofrece es saludable” excepto en “la instancia más lúdica” como snaks. “Nadie piensa que está buscando galletitas y está comprando una bomba de azúcar, harina y aceite” afirmó.Resultado de imagen para soledad barruti mala lecheResultado de imagen para soledad barruti malcomidos

Hay unas diez marcas que manejan la alimentación a nivel mundial:”Las grandes marcas son las mismas en todos lados” comentó Barruti. Por los tanto los productos también y se consiguen en todos los supermercados del mundo. Todo eso “tiene que ver con una conquista muy grande en la industria en la góndola y por fuera en el mercado”, y además el efecto de concentración se incrementa con el pasar del tiempo.

“Si el Estado se pusiera de comprador de estos productores para sus comedores escolares, para darle de comer a las personas que más necesitan comer bien que son sus chicos que hoy día comen desastroso en las escuelas de nuestro país; estaría ayudando aque esos trabajadores tengan un ingreso asegurado, a que ganen mejor, podrían poner mercados y las personas podríamos realmente acceder a esos procesos justos”

Para mi la salida es humana, es buscar por fuera de la góndola la comida: primero salir del supermercado; ir a buscar cooperativas, ir a buscar productores que llegan directamente con sus producciones a las ciudades” que en realidad no son tan caras y que pueden buscarse. “Hay un montón de opciones y hay que cambiar el menú al que estamos acostumbrados” recomendó, como la búsqueda de productores de hortícolas que tengan verduras de estación.

Escuchá la entrevista completa: