Los medicamentos aumentaron 7% en febrero y acumulan 13% en el año según informa el Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de Capital FederalSobre la Hora conversó con el secretario general del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, Marcelo Peretta, quien afirmó  “a nivel nacional, existen 3 millones de recetas caídas que no llegaron a usarse por no poder pagarse”.

Desde el Colegio informaron que las compras de medicamentos cayeron 8%, debido a que la población no utiliza ocho de cada cien recetas por no poder pagar los valores. “Son concretamente medicamentos presentados que la gente no pudo comprar” frente al valor que tienen, “la gente dice que va a volver y nunca vuelven”. “Es dramático porque la enfermedad crece, el problema de salud crece” sobre todo en enfermedades y condiciones crónicas.

“Se han perdido una cantidad de fuentes laborales y en nuestro sector particularmente porque el cierre de farmacias es continuo” donde se registran unos 410 trabajadores despedidos en el año 2018.  “Tenemos un problema sectorial que es que cierran las farmacias y perdemos fuentes laborales señaló Peretta y sostuvo por otro lado que “la gente pierde la salud”.

“Ahí es donde se nota la ausencia del Ministerio de Salud, la pérdida tan dramática y la reducción de la cartera laboral, de ministerio a Secretaría y la reducción de presupuesto. Estamos frente a un ausentismo total que deja librada la salud al mercado, que de ninguna manera puede ser en la salud”.

Los aumentos de medicamentos en los últimos tres años llegan al 340%. Los analgésico, ansiolíticos, antiácidos, vitamínicos, y antibióticos, acumulan una suba de más del 600 por ciento. Remarcó que la gente tiene que optar entre comprar los medicamentos o comer, mientras también se registran bajas en los consumos de distintos tipos de alimentos: “el efecto de los medicamentos no es el mismo” por lo que se van a generar más problemas de salud.

Desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos expresaron su preocupación, “ya que se podría producir la interrupción de tratamientos de enfermedades crónicas por parte de los pacientes, por dificultades de acceso a los medicamentos por razones económicas”.

Escuchá la entrevista completa: