El gobierno decidió implementar el uso de las pistolas Táser para las fuerzas de seguridad, y Sobre la Hora consultó a Ismael Jalil, abogado y militante de Correpi, que, junto a otras organizaciones de Derechos Humanos, civiles y sindicales, ya se venían oponiendo tanto a la compra como a la utilización de estas armas de tortura.

«Hay una serie de cuestiones que habilitan a pensar que lo único que están haciendo es sofisticar el armamento y de algún modo ponernos en la disyuntiva de que para no matarte, te torturo. Y frente a este tipo de cuestiones es innegable hay que pararse de mano y de ninguna manera aceptar este tipo de cuestiones»

En primer lugar, resaltó que «es una picana a distancia» y es importante en lo simbólico, «en una historia como la nuestra habilitar que por las calles ande gente con picanas, teniendo en cuenta lo nefasto y funesto que ha sido la historia nuestra en ese sentido». Por otro lado, destacó que «las armas son siempre letales» pese a que quieran afirmar lo contrario: «por ejemplo en EEUU, que se utiliza con frecuencia, entre el 2001 y el 2014 se produjeron 602 muertes con este armamento».

A pesar de utilizarse en algunos países, la ONU no la recomienda y el propio manual de uso lo prohibe expresamente contra personas embarazadas, enfermos cardíacos, personas de contextura pequeña y personas recién operadas o enfermas. «Se da no casualmente en un gobierno que no tiene ninguna otra respuesta para el desastre que han hecho, y para el fracaso rotundo en materia de intereses populares, que no sea la represión» denunció.

De cara a las elecciones, la habilitación del uso de las Táser, se suma al pedido de baja de edad imputabilidad y la reforma del Código Penal: «Está hablando a las claras de cuál es el designio de este gobierno que es sin duda alguna el más represor de todos del 83 a la fecha» porque registra un muerto cada 21 horas en manos del Estado.

«Aún atravesando la crisis de carácter fenomenal que estamos atravesando, se ha dado el lujo de suprimir el Ministerio de Trabajo y convertirlo en Secretaría, o el de Salud, y dejar intacto y cada vez con más funcionarios el de Seguridad»

«Creo que fueron preparando el terreno y la prueba más contundente es la consagración de la Doctrina Chocobar» y le sirve al gobierno para «seducir» a su núcleo duro de votantes. «Han desarrollado toda una política destinada a mejorar la situación de los más ricos, de un porcentaje menor de la población pero evidentemente poderoso, y cierran ahora con este combo de medidas punitivas, manodurismo, y cuestiones que nos tiene acostumbrados la Ministra más mentirosa de todos los tiempos que es Patricia Bullrich» denunció, y remarcó, frente a las declaraciones de la Ministra, «que alguien le avise que al Hospital Posadas le falta de todo menos armas«.

Escuchá la entrevista completa: