A días del fin del Gobierno de Macri, recordamos y analizamos la utilización de los trolls como herramienta clave para implantar mentiras o destruir verdades y conversamos con la periodista Mariana Moyano, autora de Trolls S.A. – La industria del odio en internet: «Vivimos una lógica en la cual, un poco no es que el troll no es el otro, sino que todos somos trolls » advirtió en Sobre la Hora.

«Lo que pasó en estos años es que se nos corporizó, si bien hablamos de algo que sucede en la realidad virtual» indicó. «Por un lado casi toda persona que participa de las redes sociales, se ha contactado, visto o ha vivido alguna situación de agresión, de interrupción en la conversación pública, lo que llamamos trolleo«, mientras por otro, «empiezan a establecer un tipo de lógica, de establecimiento en las redes sociales, que es un poco que nos empetrola a todos».

Además, los trolls han tomado protagonismo justamente porque «lo que hemos vivido como mecanismo, sufriéndolo y a veces protagonizándolo, porque lo hemos llevado adelante». «Lamentablemente es súper común en la política actual del mundo» y «funciona en muchísimos países, y tiene una estructura bastante organizada y orgánica cuando determinadas fuerzas políticas son gobierno, y lo llevan adelante casi como si fuera una política de Estado más«.

«Es peligroso porque te corta la discusión en un ámbito, que para mi es un nuevo territorio. No reemplaza los anteriores, ni los medios ni la calle, pero es un territorio nuevo pero que para quien ingresa a la política es medio raro no estar»

Moyano comentó que encontró artículos donde equiparan a la figura de influencer con cuentas de trolls reoconocidos: «me pareció como un problema es que se mixture» ya que hay «una especie de Ley de las redes sociales, que dice que no alimentes al troll, y se propone no discutir». «No creo que tengan un poder de fuego imbatible si nosotros adquirimos lo que me gusta llamar como ciudadanía digital, y entendemos como acorralarlos y aislarlos» pero sin embargo no funciona.

Escuchá la entrevista completa: