Jorge Paz, economista, investigador del Conicet y uno de los autores del Informe de Unicef que revela que el 48% de los niños y niñas son pobres en Argentina, explicó los detalles de la cifra en Sobre la Hora. “Lo que sostenemos en este informe es que una forma de atacar a la pobreza es atacándola desde la base, desde la raíz, que sería proteger los derechos de la infancia

“Toda la información que presentamos en el estudio es información con datos públicos” es decir, las cifras de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC, “y lo que hacemos es plantear una medición de pobreza que se agrega a la que ya existe” sumándole las dimensiones de educación, saneamiento, acceso al agua, entre otras. Llegaron a la conclusión de que estos derechos fundamentales no se cumplen en unos 3,5 millones de niños y niñas.

El informe tiene indicadores como el acceso al agua: si está adentro de la vivienda, o del terreno de la vivienda o afuera, si es de pozo o de red pública; de saneamiento: si el baño está dentro o fuera de la vivienda, si tiene cloaca o pozo, si se comparte; de hacinamiento: habitaciones por personas; entre otros. Y utiliza las edades que la Unicef define en la convención del niño: de 0 a 17 años.

“Lo que sostenemos es que claramente estos factores que están impactando en la niñez es una riqueza que se reproduce intergeneracionalmente, es decir: estos chicos no están creciendo en igualdad de oportunidades y en igualdad de condiciones que el resto de los chicos del país. Y esto se supone que afecta a su vida futura, su vida adulta, su entrada al mercado laboral, y termina impactando en el nivel de pobreza que van a tener estos niños en el futuro”

Ante la presentación de los datos al gobierno, Paz explicó que los datos “no son complicados de entender, son complicados de abordar” por lo que cuesta ponerse de acuerdo. “Esto fue una combinación, un encuentro que se hizo entre varias instituciones, para mostrar que eso es posible: ponerse de acuerdo de qué dimensiones vamos a considerar como relevantes qué elementos contribuyen al bienestar de un niño, o una niña, o una persona, de un adulto, una adulta, como un acuerdo general acerca de qué es lo que significa ser pobre” destacó.

Escuchá la entrevista completa: