Venezuela y Paraguay: “La participación del pueblo es fundamental”

En su columna de política internacional, Isabel Rauber analizó los hechos recientemente acontecidos en Venezuela y Paraguay.

Primero señaló que “Venezuela tiene que enfretar la reunión de la OEA, el consejo de seguridad que pretende aplicar la carta democrática. La OEA no logra reunir lo votos necesarios, por lo cual es un triunfo para Venezuela. Pero esos triunfos siempre van a indicar un retraimiento momentáneo del sector derrotado”.

“La Asamblea Nacional, que es opositora, tiene problemas con la justicia: a tratado de incorporar a tres legisladores de Amazonas, que han sido impugnados en el proceso electoral. Esta situación hoy llega al desacato porque los vuelven a incorporar”, continuó detallando.

En esta línea contó que “el Tribunal Supremo de Justicia interviene en el Parlamento con una suspensión temporal, haciendo un llamado a que normalice la situación, es decir, que se atenga a los códigos de funcionamiento”.

Asimismo explicó que “no hay tres Poderes, hay cinco Poderes conjugados: el Ejecutivo, Judicial, Legislativo, el Poder Ciudadano y el Poder Electoral. Además es un sistema presidencialista, en el cual el Parlamento no puede asumir las funciones de Gobierno”.

“¿Qué pasa con la población? Hay un enfrentamiento muy fuerte de los Poderes que están para devorarse Venezuela, que son supra-nacionales, supra-institucionales”, se preguntó y consideró que “la participación del pueblo es fundamental”.

Respecto a la situación en Paraguay, explicó que dicho país “fue sacudido por el incendio en el Parlamento por un grupo de manifestantes, porque se estaba decidiendo sobre la reelcción. El hecho tiene múltiples aristas: ¿quiénes quieren la reelcción? El Partido Colorado. Y el Frente Guasú está de acuerdo”.

En este sentido, se interrogó: “¿Por qué se alía el FG? Fernando Lugo dice que él llegaría a la presidencia de todos modos. Dicen que es la única forma de garantizar que vuelva Lugo. ¿Es el cargo por el cargo? Va a llegar tan condicionado que dudo que el pueblo lo vote; y abre la puerta a reelección de cualquiera. La ley no es para Lugo, es para todo el mundo; y así se abre la puerta al fantasma que ya sometió a todo un pueblo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *