La titular de CORREPI, María del Carmen Verdú analizó en Sobre la Hora el aumento en la violencia que llevan adelante fuerzas de seguridad, a partir del caso de gatillo fácil donde asesinaron a Diego Cagliero en Tres de Febrero, y luego del cuádruple homicidio de San Miguel del Monte.

“Si querés seguir con la lista te puedo contar de un caso con dos víctimas, pero en la localidad de Quilmes, en esta misma semana” remarcó, ya que desde la Coordinadora registran los casos durante todo el año para hacer una actualización del archivo.

“Ante la visibilidad que afortunadamente la movilización popular y la firme decisión de las familias de los pibes y las pibas de Monte le dio nuevamente al tema del Gatillo Fácil le dio nuevamente al tema del gatillo fácil y de la represión policial en general, de urgencia le pedí hoy a los compañeros y compañeras de la Comisión de Archivo que me tiraran una data más reciente y lo que me contestaron fue: “En los últimos 23 días registramos 26 casos”. Lo cual significa que se mantiene”.

Además, Verdú recordó que el año pasado, se retrasó el informe anual sobre casos de violencia policial y gatillo fácil, que generalmente se presenta en diciembre pero por la cantidad de casos, se terminó en marzo de este año. “Esa conclusión de más de una muerte por día a manos del aparato represivo estatal coincide con los datos que tenemos hasta el 12 de febrero de este año que son los que están recontra chequeados” porque durante esa época se hace el examen general de cada caso y expediente.

“Específicamente el Informe del año pasado fue un promedio de una muerte cada 21 horas, o sea bastante más de uno por día. Estamos hablando de los tres años transcurridos desde diciembre de 2015, el primer año habíamos bajado de un caso cada 28 hs. a un caso cada 25; el segundo a un caso cada 23; el tercero a un caso cada 21”.

“Lo venimos denunciando desde 2015 porque si hacen un poco de búsqueda de archivo van a ver que las primeras medidas tomadas por el gobierno de Cambiemos” a niveles locales, provinciales (incluso en provincias donde no gobiernan” y nacional, se relacionan con la represión: “El protocolo antipiquete, la declaración de emergencia en Seguridad Nacional que les permite recurrir a fondos de cualquier fuente para reforzar el perfeccionamiento, el armamento, la logística, etc., y por supuesto, los ingresos de las Fuerzas de Seguridad porque al perro guardián para que muerda al otro y no a vos, lo tenés que tener con la panza llena“.

A estas medidas se le suma el subordinamiento de la Justicia, los controles en el espacio público y en el transporte público, sobre todo en CABA y el Conurbano, “y denunciábamos un pico de crecimiento del gatillo fácil y de las muertes en lugares de detención” que se incrementan año a año, destacó la abogada.

“Lo que en 2016 parecía uno de los grandes picos que teníamos en otros momentos de crisis profundizada como ’89 con la Hiper de Alfonsín; o el 2001 con la Gran Crisis; o el 2008 cuando llegó el coletazo de la crisis internacional a la Argentina; comenzó en diciembre de 2015 pero hasta hoy no ha parado, sigue con este ritmo ascendente” por lo que desde CORREPI afirman: “Este es el gobierno más represor desde 1983″.

Escuchá la entrevista completa: