El martes habrá una marcha contra el nuevo protocolo  del Ministerio de Seguridad, Sobre la Hora conversó con la abogada de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional CORREPI María del Carmen Verdú, que explicó las cifras difundidas por la organización.

“Ya deberíamos estar presentando el informe completo, con el archivo de casos, con el Acto típico en Plaza de Mayo y nuevamente, Macri lo Hizo, a partir de las intensísimas jornadas que hemos tenido a lo largo de los últimos meses y de la enorme cantidad de casos que estamos teniendo para procesar en el archivo, por primera vez en 27 años no hemos llegado a tiempo” señaló.

El acto se realizará a principio de 2019, sin embargo, la Correpi presentará este martes un informe parcial donde detallan que en lo que va la gestión de Cambiemos, ya van más de 1000 personas muertas en manos de las fuerzas de seguridad. “En los primeros 721 días gobierno teníamos registrados 725 casos“, un caso cada 23 horas, y con muchos casos que no se habían enterado en el momento del informe, explicó Verdú.

Efectivamente hoy tenemos un número mucho mayor, y sumados la totalidad de los casos de muertes por todas las variantes represivas gatillo fácil, torturas, lugares de detención, desapariciones, muertes en represión a la protesta, femicidios cometidos por miembros de las fuerzas por seguridad, con provincias enteras por cargar (como Misiones), estamos superando los 1000 casos en poco menos de tres años de gestión, y esto es abrumador. Si lo comparamos por ejemplo que en los 12 años anteriores, cuando hicimos el balance completo del período kirchnerista, nos rasgábamos las vestiduras diciendo tenemos 3100 casos en 12 años

La abogada explicó que a veces la información no llega, o llega tarde, porque los casos gatillo fácil o las muertes en lugares de detención “por el objetivo que tiene esa represión difusa de control social sobre las mayorías más vulnerables, afecta a familias que muchas veces no saben, no pueden, no tienen como reaccionar“.

“Por eso es tan importante la inserción territorial y el  hecho del que el vecino o la vecina sepa, por ejemplo, cada vez que nos organizamos en relación a una familia o de un caso específico, automáticamente empiezan a aparecer casos de ese barrio. Porque en realidad, al visibilizar un caso, ocurre lo mismo que con las pibas, que al decir un grupo ‘no nos callamos más’, hacen que dejen de callarse otros grupos de compañeras en situaciones similares”

Escuchá la entrevista completa: