El periodista especializado en asuntos internacionales Mariano Vázquez visitó Sobre la Hora para analizar el desarrollo del golpe de Estado en Bolivia donde crece la represión a las manifestaciones y las persecuciones políticas a los militantes del MAS.

Afirmó que las denuncias y amenazas de la Ministra de Comunicación Roxana Lizárraga a periodistas y comunicadores, «demuestran la naturaleza de facta del gobierno entrante». «Por eso medios argentinos fueron expulsados» como medios de otros países «y se nota también en la cobertura de los medios bolivianos bastante temor».

El Decreto Supremo 478 dictado ayer por la presidenta de facto Jeanine Añez «exime a las Fuerzas Armadas de cualquier carga penal por su accionar en la represión», comentó. Esta medida estuvo impulsada y ofrecida a Evo Morales por las propias FFAA durante el inicio de las manifestaciones opositoras. Vazquez remarcó: «Comenzamos a difundirlo en las redes sociales, a las cinco o seis horas lo difundió la CIDH y Amnistía Internacional y recién como a las ocho horas los medios bolivianos«.

Observamos la agitación de este fantasma de la subversión, de la injerencia, para poder reprimir abiertamente. Hay 24 muertos, cientos de heridos, unos 600 detenidos, hasta los diputados y senadores se les han puesto una pistola en la cabeza diciéndoles que pueden ser acusados por sedición. La información que tengo es que circulan listas de personas que están tratando de aprehender acusados de sediciosos, que tenían vínculos con el gobierno de Evo Morales

Escuchá la entrevista completa: