voto-electronicoEl proyecto de reforma electoral presentado por el gobierno consiguió dictamen de comisión y se apresta a ser discutido en ambas cámaras del Congreso. Uno de los aspectos más cuestionados es la transparencia de la boleta electrónica y su poca fiabilidad para conservar el secreto del voto.

Sobre La Hora consultó a Javier Smaldone, analista de sistemas que expuso en las audiencias de comisión. Al respecto opinó que “la mayoría de los informáticos tenemos desde severas alertas hasta una posición completa a la votación usando computadoras”.

Respecto a la posibilidad de violar el derecho a secreto del voto, consideró que “ese el problema de fondo cuando uno introduce una computadora en el sistema de votación: se multiplican las formas de hacer fraude, de violar el secreto de voto, o comprarlo, de formas incluso bastante inesperadas”.

“Puede haber una intención, no diría de hacer un fraude, pero sí de tener cierto control sobre el criterio electoral, al punto de que hay ciertas cosas que son cuestionables desde el punto de vista constitucional: por ejemplo, la Ley no dice exactamente cómo será el sistema electrónico que se va a usar, y eso queda para que lo reglamente el Poder Ejecutivo, que es el que lo va a definir en última instancia, y puede cambiarlo con el tiempo”, continuó explicando el analista en sistema.

Asimismo aseguró que “no existe un sistema de emisión electrónica del sufragio que garantice el secreto del voto, la integridad y la invulnerabilidad. El secreto del voto es lo que más se sufre en comparación a la emisión de voto en papel” y subrayó: “Todos los que trabajamos en informática sabemos que no existe sistema informático que no tenga defectos, errores”.

Por último Javier Smaldone reflexionó que “estaríamos pasando a un sistema que le da aún más poder al Gobierno, y eso va en contra del espíritu de un sistema de votación republicano, en donde todo el control que sea posible tener debe estar en manos del votante.”